Para Toda la Familia

Alimento Completo y Natural.

El consumo de huevo es beneficioso para toda la familia, particularmente útil en las dietas de niños y adolescentes, mujeres embarazadas, personas edad activa, deportistas y adultos mayores. Es un alimento completo que proporciona una amplia gama de nutrientes que protegen la salud y previenen enfermedades.

El huevo destaca por su alta calidad proteica y aporte de ácido fólico, selenio, yodo, ácidos grasos de omega-3 de cadena larga y los antioxidantes luteína y zeaxantina. Es también el único alimento que aporta vitamina D en forma natural. Estos nutrientes ofrecen beneficios a lo largo de todo el ciclo de vida.

Investigaciones indican que la colina –importante nutriente del huevo- actúa en conjunto con el ácido fólico para favorecer el normal desarrollo del sistema nervioso del feto durante el embarazo y del bebé en la lactancia.

Los huevos son una fuente importante de nutrientes para personas de todas las edades y su inclusión en una dieta variada proporciona indudables ventajas nutricionales y sanitarias. Además, valor nutritivo es aún mayor en determinadas etapas de la vida o en estados fisiológicos con necesidades especiales.

Se recomienda el consumo de huevo como parte de una dieta saludable, que también incluye cantidades adecuadas de panes integrales, cereales, frutas, verduras, legumbres y productos lácteos bajos en grasa y grasas saturadas, carnes blancas.

La evidencia científica actual revela que el consumo de un huevo diario en una dieta baja en grasas saturadas no se asocia con riesgo altos niveles de colesterol en la sangre y que la reducción de la ingesta de grasas saturadas es significativamente más eficaz como una estrategia para reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

En relación con el control del peso, está comprobado que el consumo de proteína tiene ventajas sobre los hidratos de carbono en el control de la saciedad. El consumo regular de huevo, un alimento rico en proteínas y bajo en carbohidratos, puede ayudar a las personas a controlar su peso y a desarrollar dietas de pérdida de peso a largo plazo.

En el contexto de una dieta variada y equilibrada, las recomendaciones(*) son:

• Un niño, persona de tamaño pequeño o mediano, o inactiva, podría tener un consumo de tres a cuatro huevos por semana,
• Para la población en general, un consumo de tres a cuatro huevos por semana.
• Una persona corpulenta, o físicamente activa, podría consumir hasta 7 huevos por semana.

(*)Recomendaciones de la Guía de Alimentación Saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC)