» Ingreso Asociados
CHILEHUEVOS

Noticias

03 de Mayo de 2015

Expertos de EE.UU reconocen que el colesterol no es un problema para la salud

Bajo los nuevos parámetros de alimentación los estadounidenses podrán incluir más huevos en su dieta, los que hasta ahora se reducían a dos unidades pequeñas diarias como máximo.

Hay importantes novedades en la Guía Alimentaria para Estadounidenses. Este año la advertencia contra los alimentos altos en colesterol (como el huevo) ya no forma parte de sus recomendaciones lo que marca un cambio enorme en su política nutricional.

Hasta la actualidad, la guía recomendaba que el consumo de colesterol se limitara a menos de 300 miligramos por día: es la cantidad que contienen 100 gramos de mantequilla, dos huevos pequeños o 300 gramos de carne. Esto debido a que los expertos médicos solían pensar que comer demasiado colesterol elevaba el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, al contribuir a la acumulación de placa en las arterias.

“El colesterol no es un nutriente cuyo sobreconsumo sea una preocupación”, indica el borrador del informe publicado en línea en el sitio web health.gov y en el cual participaron 14 expertos reconocidos en nutrición, medicina y salud pública.

La idea de que el colesterol representa un peligro en la dieta se remonta a 1961, cuando la Asociación Estadounidense del Corazón advirtió sobre los riesgos de consumir alimentos con cantidades elevadas de colesterol como huevos e hígado.

Los cambios recomendados en la Guía Alimentaria no serán oficiales inmediatamente. El equipo de expertos abrió un período de 45 días de conversaciones al cabo de los cuales sus conclusiones serán discutidas en un encuentro público a fines de marzo.

Si bien los alimentos ricos en colesterol tienen ahora pase libre, no sucede lo mismo con las grasas saturadas, cuya ingesta no debería superar el 8% del consumo calórico diario de una persona. En 2010, este porcentaje era de 10%. Así por ejemplo, para una persona promedio que consume cerca de 2.000 calorías diariamente, estos nuevos lineamientos significan que el límite máximo de grasas saturadas se alcanza tras unas cucharadas de manteca, una docena de huevos (dado que los huevos son naturalmente bajos en grasas saturadas) e incluso un churrasco de 200 gramos. “La grasa saturada sigue siendo un nutriente cuyo sobreconsumo es preocupante, en particular en quienes son mayores de 50”, indica el informe.

Los cambios recomendados muestran “buenos progresos en el campo de la ciencia de la nutrición”, dijo Rebecca Solomon, directora de la clínica de nutrición del hospital Mount Sinai Beth Israel en Nueva York. “Hemos sabido desde hace años que los niveles de colesterol tienen mucho que ver con la genética y el consumo de grasas saturadas, y no por el consumo del colesterol en la dieta. Estoy feliz de saber que esta posición ha evolucionado”, agregó Solomon.